You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Cargando...

La producción paso a paso

Al llegar la época de maduración total de la uva, se procede a realizar la cosecha. Cada fruto es especialmente seleccionado de forma manual por los cosechadores. Este proceso artesanal es el que determina la calidad de nuestros vinos. Para ello, es importante que la vid alcance una maduración óptima. De esta manera se obtienen los valores adecuados de la sustancia de la vid para que el vino que se elabora contenga las características que se desean: aroma, sabor, tonos, estructura, etc.      


En este momento, se conjugan  sabiduría y naturaleza, para encontrar el perfecto equilibrio del vino. No sólo se tienen en cuenta los índices de contenido de azúcar y acidez, que proporciona información sobre la maduración de la pulpa; sino que, es fundamental conocer y controlar la madurez de la piel (hollejos) y de las semillas, a través de la continua prueba de uvas durante la cosecha. Luego, los racimos recolectados son transportados hacia la bodega para pasar al despalillado, después a la fermentación del mosto y, en algunos casos, a la crianza en barricas.


Finalmente el embotellado es un momento clave y decisivo de toda la cadena de producción, aquí ya no hay marcha atrás. El proceso precisa del cuidado de cada detalle, para que la higiene, el control de materiales y el ritmo de producción den los resultados óptimos que esperamos. En esta última parte, se asegura la calidad final de nuestros vinos. 


Para Valle Las Nencias cada etapa del ciclo de la vid requiere atención y cuidado. El esfuerzo de todo un año se refleja en los frutos obtenidos, permitiendo obtener vinos de calidad que resaltan por su estructura y temple.

Novedades destacadas